Enero

Enero

Enero

miércoles, 14 de octubre de 2015

Los adolescentes publican todo y afectan su futuro laboral.


Adolescentes publican todo y afectan su futuro laboral.


Los adolescentes comparten en sus redes sociales: llamese Facebook, Tumbler, Twitter, Instagram, Keek, comparten todo, aboslutamente todo, una foto "sexi", una foto en el baño (mas de una mujer madura con sindrome de adolescente lo hace, sí es terrible) fotos tomando licor, comentarios con malas palabras, señales obscenas, etc. Todo este compartir puede ser contraproducente cuando un empleador no solo lea su curriculum si no que tan bien busque su perfil social virtual y por todo eso que no cuida y comparte, no lo contrate.


Las redes sociales pueden ser armas de doble filo. Un reciente estudio de OnDevice Research reveló que cada vez más candidatos son rechazados por sus reclutadores por una foto o comentario erróneo en estas plataformas.



La información que divulgamos en Internet puede favorecer o perjudicar nuestra imagen profesional. Si bien las redes sociales pueden ser excelentes plataformas para generar contactos o encontrar ofertas profesionales, pueden llegar a ser un arma de doble filo. De acuerdo a un estudio realizado por la consultora en tecnología OnDevice Research publicado por el portal Silicon News, los reclutadores rechazan cada vez más postulantes después de visitar sus perfiles en las plataformas sociales.

A la hora de prepararte para competir en un proceso de selección, ya no basta con elaborar un buen currículum o dar una buena impresión durante una entrevista de trabajo. Los resultados del estudio que analizó la situación de más de 6.000 profesionales, reveló que un 16% de ellos no fueron contratados porque sus perfiles en las redes no fueron hallados como satisfactorios por el personal a cargo de encontrar un candidato al puesto.

Una foto inapropiada en Facebook, un tuit controversial o un comentario de mal gusto en el muro son suficientes para ser rechazado por las empresas. No obstante, dos tercios de los usuarios consultados afirmaron no ser conscientes de las implicaciones del uso de las redes sociales en sus carreras profesionales. La mayoría de ellos alegó que solo se molestan en que sus cuentas estén presentables para sus amigos, pero se olvidan de adecuarlo a los potenciales empleadores.

Preocupa la situación en adolescentes

La investigación de OnDevice Research develó también que el problema se agrava más entre los profesionales que se encuentran en edades comprendidas entre 16 y 24 años, y en menor medida en los situados en la franja de 25 a 34.

Estos datos concuerdan con la información dada a conocer recientemente por el Centro de Investigaciones Pew que halló que sólo el 9% de los adolescentes se preocupa por proteger sus datos personales en las redes sociales y dar una buena imagen general en la web.