Enero

Enero

Enero

sábado, 1 de agosto de 2015

10 cosas que hay que dejar de creer del espacio





1 - Explotamos en el espacio






Como muchos de los mitos que veremos, esta idea fue creada principalmente porHollywood.


A menudo, los cineastas no estan realmente tan preocupado por los hechos.


Tomarán fácilmente libertades con la realidad para hacer que una escena parezca más interesante.


En las películas, sabemos que en el instante que un ser humano está expuesto al espacio exterior sin un traje de protección, muy probablemente, va a explotar con una explosión de sangre y organos (dependiendo de la película).


La exposición al espacio sin duda te mata, pero no de forma instantánea y no de esa manera tan extrema.


Un ser humano puede sobrevivir expuesto al espacio durante aproximadamente medio minuto sin daño permanente. No será nada agradable, pero no es una muerte instantánea.


Es probable que al final muera de asfixia por falta de oxígeno.


Solo hay una película que tiene esto correcto (2001: Odisea del espacio).







2 - Venus y la Tierra son idénticos





A Venus se lo conoce a menudo como nuestro doble, pero esto no debe dar la impresión de que es exactamente igual que nuestro planeta.


Esta idea surgió principalmente cuando no teníamos ni idea exactamente lo que la superficie del planeta era en realidad.


No fue hasta que le enviamos una nave espacial a que descubrimos cuán mortal y poco acogedor es la superficie del planeta.



3 - El Sol es una bola de fuego





El Sol en realidad está brillando, no quemandose.


Esto puede parecer una diferencia insignificante para la persona promedio, pero el calor generado por el sol es en realidad el resultado de una reacción nuclear, no química que es lo que significa "quemar".







4 - El Sol es amarillo





Preguntale a cualquier persona que dibuje el sol y van a elegir de inmediato el crayón amarillo.


Parece normal. Hemos estado utilizando el crayón amarillo para el sol desde que éramos pequeños.


Si necesitamos más evidencia, podemos salir a la calle y mirar al sol y sin duda parece ser de color amarillo.


La realidad es, sin embargo, que lo vemos amarillo gracias a nuestra atmósfera...


Si estás seguro de que has visto fotografías de la NASA o imágenes similares del sol, veras que es amarillo allí también, asi que en realidad podrías estar en lo cierto.


La imagen que tenemos de un sol amarillo es tan frecuente, que a veces los astrónomos realmente modifican el color de sus imágenes con el fin de que sean más reconocibles.


Sin embargo, el color real del Sol es blanco. Si alguna vez conoces a un astronauta o alguien que haya estado en el espacio, no dudes en preguntarle.


En cualquier caso, no es necesario ver el Sol para saber de qué color es porque podemos averiguarlo con la temperatura del mismo.


Las estrellas frías comienzan con un color marrón / color rojo oscuro y aumentan en intensidad a medida que se calientan.


Algo con sólo unos pocos miles de grados Kelvin de temperatura en su superficie es de color rojo.


En el extremo opuesto del espectro, las estrellas más calientes con una temperatura superficial por encima de 10.000 Kelvin son azules.


Con una temperatura superficial de casi 6000 grados Kelvin, el Sol se encuentra en un punto intermedio, dándole un color blanco.







5 - Tierra está más cerca del Sol en el verano





A primera vista, ésto parece ser bastante lógico.


Nuestro planeta es más caliente cuando está más cerca de lo que hace que nuestro planeta sea caliente.


Sin embargo, esta idea se debe a un malentendido de lo que realmente causa las estaciones.


No es la proximidad al Sol, es la inclinación de nuestro eje orbital.


El eje sobre el que nuestro planeta gira en realidad está inclinada hacia un lado. Cuando ese eje apunta hacia el Sol, es verano en ese hemisferio. Cuando apunte hacia fuera, es invierno.


Lo que no es un mito, sin embargo, es la idea de que la Tierra esta a veces más cerca y a veces más lejos del Sol.


Nuestro planeta tiene una órbita elíptica (como la mayoría de otros planetas).


La distancia dada de la Tierra al Sol (conocida como una unidad astronómica) es de aproximadamente 150 millones de kilómetros.


Sin embargo, en el perihelio (punto más cercano de la Tierra al Sol) la distancia se reduce a 147 millones de kilómetros y en el afelio (la distancia más larga) sube a 152 millones de kilómetros.


Así, como se puede ver, en el transcurso de un año, la distancia entre la Tierra y el Sol cambia por tanto 5.000.000 de kilometros.







6 - Existe un lado oscuro de la Luna





La idea de que la Luna tiene un lado que esta constantemente en la oscuridad es falsa.


La Luna está anclada por la fuerza de las marea con la Tierra, lo que significa que el mismo lado siempre nos enfrenta, pero no al Sol.


Todas las caras de la Luna reciben la luz del sol en varios puntos.







7 - Sonido en el espacio





Las películas rara vez hacen correcto el tema del sonido en el espacio.


Supongo que si se está gastando una fortuna en el rodaje de una explosión o una muerte dramática, sin duda desea que el público lo escuche.


Sin embargo, el espacio significa que no hay atmósfera, lo que significa que no hay nada para que las ondas sonoras viajen.


Una vez más, Kubrick consiguió hacerlo bien en su pelicula 2001.


Sin embargo, esto no debe sugerir que no hay sonidos en el universo aparte de nuestro planeta.


Si usted va a otro lugar con una atmósfera, entonces habrá sonido, pero probablemente será un poco raro.


En Marte, por ejemplo, el sonido será más agudo.






8 - No se puede viajar a través de un cinturón de asteroides





Esta todos lo conocemos de la pelicula Star Wars.


Han Solo nos mostró que es un piloto rudo volando el Halcón Milenario a través de un cinturón de asteroides mortal y lo que es pasar al otro lado a pesar de cero posibilidades de supervivencia.


Eso es impresionante ... excepto por el hecho de que usted podría probablemente también hacer lo mismo (si has tenido una nave espacial a mano).


Una de las principales cosas que en las películas son malas, es en lo que se refiere al espacio, en relacion con el tamaño.


Si realmente se tiene que mostrar las cosas como realmente son, sólo deberian mostrar una pantalla en negro con un pequeño punto aquí y allá, que estaba destinado a ser un planeta o algo así.


El espacio es grande. Muy, muy, muy grande. Incluso si un cinturón de asteroides tiene millones y millones de asteroides en el mismo, usted tendría que ser la persona más desafortunada en el universo si se estrella con alguno.


No es imposible, pero las posibilidades son astronómicas.


Echemos un vistazo a nuestro propio cinturón de asteroides como un ejemplo.


Cuenta con millones de objetos en él; posiblemente mucho más, dependiendo de lo pequeño que un objeto puede ser y seguir siendo dignos de mención.


El más importante en el es Ceres, un antiguo asteroide, ahora clasificado como un planeta enano.


Tiene alrededor de 950 kilometros de diámetro.


La distancia entre dos objetos en el cinturón de asteroides varía en los cientos de miles de kilómetros.


Las probabilidades de golpear a uno de ellos son de 1 en mil millones.


Hasta el momento hemos enviado 11 sondas a través del cinturón sin incidentes.







9 - Se puede ver la Gran Muralla China desde el espacio





Otra idea es que la Gran Muralla de China es, de hecho, el único objeto hecho por el hombre que puede ser visto desde el espacio.


En este caso, esta doblemente equivocado.


Todo depende de lo que se entienda por espacio.


Estando en órbita baja, la pared apenas se ve, pero también se pueden ver un montón de otras cosas.


Desde la Luna, ya no se pueden ver bien los continentes enteros, mucho menos se podria ver una pared.




10 - Pluton es un planeta





Plutón perdió su estatus como planeta hace unos años, pero algunas personas no se enteraron y todavía creen en el modelo del sistema solar de nueve planetas.


Pero ¿por qué es un planeta enano Plutón ahora?


Bueno, Plutón nunca realmente encajo con el resto de los planetas.


Es mucho más pequeño que todos los otros planetas rocosos.


A medida que nuestros telescopios fueron mejorando, empezamos a descubrir más y más objetos que eran similares a Plutón en tamaño. ¿Deben ser considerados como planetas, también?


Todo estaría bien siempre y cuando no encontremos un objeto que es más grande que Plutón.


Y eso es exactamente lo que sucedió cuando descubrimos a Eris.


Es por eso que fue degradado a planeta enano, junto con Eris, Ceres, Haumea y Makemake.


Y es muy probable que no están solos. Ya tenemos cientos de otros candidatos potenciales que necesitan ser confirmados.